Pequeños refugios mentales

No debo hacer ruido. Es frágil y podría quebrarse rompiéndose en minúsculas partículas. Me acerco a hurtadillas para disfrutarla. Me hipnotizan sus colores cambiantes, pero tengo miedo de que su aura de magia se disipe si la rozo con mis dedos cubiertos de polvo y rutinas acumuladas. Algunas cosas, entre ellas las mejores, son así: […]