Nueva era

Rodó por la mejilla hasta dibujar el óvalo de la cara, acelerándose en caída libre hacia el cuello y hasta perderse en el valle de mis clavículas. Sorprendida, busqué con los dedos a través de mi cuerpo para descubrir que erán lágrimas lo que me estaba inundando. Ha pasado una noche entera, con la cabeza […]