Aviso a navegantes (echando mano del freno)

No es que diga adiós; además un buen gallego nunca hablará en términos absolutos; es una ralentización del ritmo. Y la energía la voy a emplear en algo más inmediato, más acuciante: la temible oposición A partir de ahora entradas un par de veces por semana; como máximo, uno o dos post; no más, no […]