arenas movedizas

Tengo una historia atragantada, otra más. Sea como sea, todo lo mío queda a medias, y no consigo acabar nada de lo que empiezo. Proyectos, resúmenes, libros y patrones esbozados en una tela aún sin cortar se acumulan en agendas infantiles forradas de seriedad.

Me cuesta cada vez más arrojarme al vacío, decir que no pasa nada, sonreir y continuar remedando castillos de naipes que habitar. Algo me ocurre: algo simple, algo molesto y nimio como una piedra en el zapato y también como esa piedrecilla, insidiosa e invasiva.

Tengo la mente embarrada, llena de arenas movedizas, como si hubiese vomitado hacia adentro y toda esa mezcla estuviese nublándome la razón. A veces me analizo desde lejos y me digo que no hay para tanto, sin embargo pronto debo volver a mi cárcel de piel y allí las cosas no se ven igual.

De un tiempo a esta parte he sellado mis sentimientos para que no se me escapen por medio de frases estúpidas o caricias furtivas al papel. Es otra forma de hacerme daño, de censurarme la vida; nuevos modos para un mismo fin, otras armas  y las mismas cicatrices que se cerrarán antes siquiera de sangrar.

Pero ya no quiero más. Necesito dolor, acabar un par de cosas, escribir tan a tumba abierta como antes, llorar si me apetece y decir todo lo que pienso exactamente cuando lo pienso.

Tengo que salir de estas aguas pantanosas de la indeterminación.

Ya. Se acabo lo políticamente correcto de este blog.

Anuncios

8 pensamientos en “arenas movedizas

  1. Estamos buenas, Desco…
    Pues te voy a decir una cosa, de una forma políticamente incorrecta para nosotras: ME PARECE DE PUTA MADRE, que digas lo que te salga de los OVARIOS.
    Coño, para eso están los blogs, si no los puedes usar a tu antojo, apaga y vámonos. Y siente, y cabréate y termina algo, pero no te frenes por Dios.
    Estoy harta de personas constreñidas y cobardes.
    Ea, a animarse. Vamos a intentar crear una corriente positiva.
    A ver si consigo empezar yo, que me cuesta, me cuesta. Vamos a intentar reirnos de nosotras mismas un poquito, a ver si conseguimos crear una de esas corrientes que creábamos en los viejos tiempos…Y nos tiramos “parriba”, con fuerza.
    Ay Desco, qué dificil resulta todo, a veces…
    Bicos.

  2. Encontré de casualidad tu blog. Cuando lo leí, sobre todo este post, me sentí absolutamente identificada con él y lo tomé prestado, porque es exactamente lo que quería decir (citando tu enlace claro está).

    Me resulta curiosa la forma en que dos perfectas desconocidas sean capaces de sentir exactamente lo mismo por motivos (asumo yo) totalmente distintos.

    Grandezas de la naturaleza humana.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s