ignorancia

Vivo en tu cajón de los objetos perdidos. Es uno en el que se guardan los botones escapistas, los paraguas dementes y los guantes y bufandas amnésicos que ya no recuerdan el camino a casa. Ahí estoy, posiblemente llena de pelusas e hilillos de los que suelta tu alfombra, con migas de pan en el pelo y un alarmante olor a alcanfor en el pecho.

Sin darme cuenta he acabado aquí, al principio pensando que todo era un error, ahora sabiendo que el error es un hecho y que por lo visto no vas a rescatarme ni siquiera como un acto nostálgico y trasnochado de educación y cortesía a la antigua usanza. 

No estoy enfadada contigo, o no del modo típico que implicaría platos volando, gritos y una vomitona de reproches. Es más un nudo en la garganta que se aprieta, una mosca atontada por el fin del verano que no deja de pincharme aquí y allá y esta sensación de no entender nada: decepción en definitiva.

Anuncios

9 pensamientos en “ignorancia

  1. “Lost & Found”, reza el cartel, y si tú estás ahí – por cualquier motivo – tienes la posibilidad de que alguien más interesante que vaya a husmear el cajón te pueda descubrir. Se vuelve ventaja.
    Beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s