tres palabras

Pasan los años y no me siento más adulta, sólo más y más pequeña. No sé la razón, pero encojo con cada aniversario. Apenas si llego a la mesa, de puntillas y aferrándome con las manos al mantel, para así alcanzar con mi vista ansiosa las velas encendidas.

Ya son unas cuantas. Veintisiete, escrito todo junto y del tirón para que no se me escape ningun año perezoso. Vivo contenta en mi minusculez, en mi apretadito lugar dentro de este planeta inmenso que conozco cada vez menos.

Cuantos más años, también más aficionada soy a las palabras pequeñas, esas llenas de provisionalidades, de andamios que las sujeten porque, de tan débiles y transitorias, pueden derrumbarse con el primer meneo que le demos con el pie. Son mis favoritas porque también son las más raras y difíciles de encontrar, esas que no se venden por catálogo ni podrían fabricarse por encargo.

Las que me regalan las voy guardando todas en el cielo del paladar, aunque sólo tenga por ahora tres:  “beso”, dicho de tal modo que se escapen sus letras en un susurro de los que se cuelan por debajo de la ropa y ponen la piel de gallina; “risa”, que me explota siempre en la garganta, descontrolando mi compostura y las pautas que impone el protocolo; y, por último, una que guardo envuelta entre algodones para que no se me golpee: “fe”.

“Fe”, que con caligrafía aniñada y escrita a lápiz en una hoja pautada, se esconde tras la campanilla, tímida y delicada, la más minúscula de todas, la más frágil y asustadiza, aunque también la más independiente, la que se me viene a la punta de la lengua cuando menos me lo espero y me vence y me convence con su sola insinuación en la comisura de los labios.

Eso es todo lo que me han regalado en este cumpleaños: tres palabras, nada más y nada menos.

Anuncios

14 pensamientos en “tres palabras

  1. 27…. el once de septiembre, te tengo que dar las gracias porqeu me acabas de recordar que mañana cumple una amiga. Ay madre y yo sin comprarle nada… estres estres… escuatro!!! y es (o ha sido) tu cumpleaños!! FELICIDADES GALLEGUIÑA!!!

  2. uf, pues peazo regalo te han hecho 🙂 muchas felicidades!!! aunque sea con retraso…y ten cuidado lo de sentirte pequeñita…que tienes que vivir muuuchos más!
    un monton de besos de cumpleaños

  3. Si te han regalado esas tres palabras, te han hecho un regalo de valor incalculable… Sobretodo la última, ya lo dices bien, guárdala, guárdala bien… las otras pueden irse y volver; pero la fe es más firme. Le cuesta marcharse, pero cuando lo hace… difícilmente vuelve.

    Muchísimas felicidades, Srta., con dos días de retraso!! Espero que pasaras un día excelente haciendo malabarismos con tus tres regalos.

  4. ¿Veintisiieeetteee añosssss????
    Joé, iva a decir que quien los pillara, pero en realidad me gustaría quedarme donde estoy casi en los cuarenta (aunque en el fondo me asuste decirlo).

    ¡¡¡¡Felicidadeeess!!! Que te lo pases muy bien y que disfrutes muchos años de tus tres regalitos, son tres palabras preciosas. Besoss.

  5. Qué bien se me da llegar tarde… ¿27? jejeje, te vas a reír, pero siempre pensé que tenías más que yo… ¡y ahora me haces viejo! Pues que sean muchos más, y llenos de felicidad, palabras pequeñas (pero beso, risa y fe son enormes, ya lo sabrás) y todo lo que desees. Ya te diré mis tres palabras, pero hoy para ti tengo otras : muchas felicidades, guapa!

    Un besote

    (¿Y ese Camino?…)

  6. Es que los pinypones siempre aparentan más edad de la que tienen, es porque no tienen boca y no pueden sonreir! 🙂

    Biquiños!

    PD: es que he encontrado trabajo (casi como si fuese oro en un río inmenso), así que el Camino queda pospuesto (bienvenidos sean estos imprevistos remunerados)

  7. Yo no puedo regalarte palabras (que bien mirado, es el mejor de los regalos), hace meses que se me van cayendo por todas partes. Se desparraman a cada paso que doy y no las pillo a las jodías. Fugitivas desagradecidas… Lo que si te puedo regalar es un juego con ellas, un absurdo lewiscarrolliano (toma ya!!) que no se cómo quedará… Ejem, me arriesgo con temor a represalias… “Vivo contenta en mi minus-culez”… Nena, no tienes trasero?? Con lo útiles que son unas buenas nalgas esponjosas. Ea, que el que llega tarde no siempre es el último.

    Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s