sin querer

Hay personas a las que no puedes evitar querer. Por difícil que se haga a veces y por mucho que te compliquen la vida siempre serán parte de ti. Y si fallan sus piernas has de prestarle las tuyas, como también al esfumarse tus ganas otro apareció para regalártelas. Porque cuando olvides quien eres alguien vendrá que te contará como llegar a casa; porque, aunque la mayoría de las veces nos amamos sin correspondernos, siempre merece la pena tropezar.

No puedes elegir por quien te preocupas, sólo fiarte de aquellas manos que exigen abrazos, de esos ojos que buscan tu mano, del ojo que siempre te besó en los labios. Has de traducir esa sonrisa, que esbozas a solas, en gestos no plastificados para cuando estés frente a frente. Dejarte ir, dejarte siempre llevar, aun sin saber cuando la corriente es marea y cuando torrente que te empuja a la mar.

Nunca se sabe; no puedes escoger a quien se te mete tan hondo que se pierde en tu cuerpo. Aunque lo intentes, siempre habrá polizones, cayucos, pateras, espaldas mojadas que contra toda lógica burlarán las defensas.

Ahí afuera hay mucha gente; aquí adentro, algunas personas.

Y también, canciones como ésta:

Anuncios

6 pensamientos en “sin querer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s