vive le garçon

Jugaré al fútbol y me divertiré peleándome a puñetazos en la plaza. Los juramentos, mediados por un derramamiento de sangre. Zapatos sucios, camisas desastradas, pelo corto y manchas en las perneras. Con la mochila llena de libros correré sin destino, chinchando a las niñas en el recreo, levantando todas sus faldas, escupiendo siempre en el suelo.

Muerte al agua de colonia, al antipiojos y al secador. Condenados están los peluches, los lazos y todo lo que se parezca remotamente al rosa; fin de las canciones cursis, las postales de bebés y los ramos de flores cuando no son para el día de mamá.

Bienvenidas las calcamonías y los charcos enfangados para saltar en ellos; las ranas, caracoles, gusanos, saltamontes, ratas y ratones como futuras perfectas mascotas. Y las heridas, sin tiritas, y las costras, a arrancarlas, y los mocos, en las mangas.

Para mis varios mejores amigos no habrá secretos, pero tampoco confidencias susurradas; y ya no perderé ningún pendiente, ni se me romperán las medias, ni me picará en el cuello una rebequita de lana. Adios tacones, bye bye las faldas, au revoir engorrosos fulares y bufandas .

En el suelo de mi cuarto: coches, soldados, monstruos y trozos de madera; muelles, goznes y clavos y virutas, ¡y hasta un berbiquí!, todo para construir un fuerte que no sea de Lego ni de bloques de tente. Me desharé de los frenos de la bici, quemaré los cascos, rodilleras y coderas, cambiaré de color las cortinas, olvidaré los poemas de amor y los cuentos de hadas se convertirán en aventuras de vaqueros, de indios y dragones escupefuegos.

Lo dicho, me convertiré en un niño, empezando por el peinado….

Hecho.

Anuncios

9 pensamientos en “vive le garçon

  1. Pues suena mucho más divertido, la verdad. Te echo una a las canicas hoy que está lloviendo y nos pondremos perdidas de barro. Tengo un ojo de gato precioso. Te lo apuesto!

  2. Te lo has tomado en serio!! No niego que igual se diviertan más, por eso de que se ensucian, rompen y tienen juguetes de construcción…pero mira en que se convierten, o son peter pan para la eternidad o se deforman demasiado. Creo que prefiero ser una femme!!

  3. honey- yo era más de chapas, de esas a las que le pegabas la cara de Perico Delgado y despues las ponías a recorrer un circuíto igualito que el Tourmalet. Ahora, que sí te empeñas, podemos probar a ver….

    carpe- que manía de ponerte corporativa con lo del género. Pues yo quiero mis lego, ¡y puntooo!

    😉

    bicos

  4. un berbiquí es un taladro manual, de los que tenían una manivela acodada para hacer agujeros en la madera. Era lo que usaba el tío gilito para hacer agujeros porque era demasiado tacaño para comprar un taladro eléctrico. Ya te compraré uno….

    bicos

  5. Ey, que yo era de Tente, muerte al Lego… Y te juro que todavía tengo por casa alguna chapa de esas de Perico Delgado cuando estaba en el Reynolds. Las daban con no se qué detergente… 😛

  6. Yo también era de tente, no te vayas a pensar… y creo que las chapas las daban con los tambores de Colón, ¡¡¡aaaayy!!!, cuando los detergentes venían en un tamborcito de cartón que después usaba como caja de los juguetes-taburete, ¡¡¡qué tiempos aquellos!!!

    bicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s