el lenguaje de las plantas (y los sueños)

cae la tarde y me olvidé otra vez
de tomar una determinación…

Sueño con naranjos en campos infinitos. Con pasillos cercados, hileras e hileras de azahar, frutas perladas por el rocío, tierra húmeda bajo los pies, algún pájaro lejano y de fondo, a lo lejos, el mar.

Avanzo distraída, mirando a un cielo cada vez más azul, borracha de naranjas, toda yo naranja, los pies desnudos por el camino. Ante mí, una rama, y en ella una fruta madura. La cojo, abrazo su frío, ese hielo previo al ardor del sol que vendrá en unas horas, cuando se alce sobre los campos.

Y entonces, otro olor, el metálico, el sulfuroso, químico, artificial e invasivo. Y aquel súbito peso sobre mis hombros, la máscara, los guantes recién enfundados y ese ruido, ese yip-yip de una manivela y una pistola de fumigado.

La jornada prosigue, debe aplicarse el plaguicida.

Me despierto, y viene a la mente esta canción… a saber…

Anuncios

Un pensamiento en “el lenguaje de las plantas (y los sueños)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s