carta para un zombi

De entre los muertos vuelves.
Reapareces. Vienes contra toda lógica, ahora que ya no visto luto, no te pienso por las noches ni suspiro por ti.
Poco importa, vuelves y tus intenciones son tan turbias como las de entonces. Siempre igual. Dispuesto a hacer trizas mis planes, las ideas bienintencionadas y todo aquello que construí sobre tus escombros. Deseoso de arrasarme y dejar mi corazón vuelto del revés y arrugado.

Lo intentas con tu estrategia ganadora, con ese jugueteo que solía acumular cosquillas en mi paladar, con las palabras secretas, el “ábrete sésamo” y los polvos mágicos para volar. Todo tan falso, tan predecible por tu parte, tan asquerosamente familiar, que me da la risa. Eres tu propia parodia y yo ese público que aplaude alborozado ante las gracias del humorista.

Hace tiempo que me harté de estar cansada de ti, que lloré y te sepulté bajo un manto que permitiese a la naturaleza hacer su trabajo de aniquilación. De ti, en mí, no quedan ya más que vestigios ancestrales, instantáneas descoloridas por el sol, un bonito recuerdo y un lejano deseo. Tan sólo nos une esa indiferencia absoluta de los que están en paz.

En resumen, que ahora no preciso de nada tuyo, ni siquiera aquel humo con que me estafabas. No quiero tus mariposas monarca, ni esas rutas de la seda trazadas con saliva, no necesito cadáveres que vengan en mi busca, no añoro el estiércol en que se convirtió tu carne ni a esos gusanos que han acabado contigo.

Tú ya no eres TÚ, sólo la triste sombra del que pretendiste ser. Ahora, mejor vuelve a ese lugar, entre los que se dejaron atrapar y aquellos enterrados en vida.

Anuncios

6 pensamientos en “carta para un zombi

  1. Los caminos no elegidos siempre remueven, como recordándonos que otra historia fue posible, quizás, de haber hecho las cosas de otro modo.

    Por lo demás, no tiene sentido andar desenterrando cadáveres o que ellos se empeñen en pasearse y mandar señales de humo. Cada cual debe ser responsable de sus decisiones y actuar en consecuencia. O eso pienso yo.

    bicos

    PD: siempre miro a ambos lados antes de cruzar la calle, tranquilo! 😛

  2. Ver venir fantasmas que reaparecen sin lógica alguna, me parece conocido.Por el camino de la seda, largo como todos los continentes que atraviesa, siempre podemos seguir alejándonos de recuerdos y deseos lejanos. Beso.

  3. En realidad no hace falta huir de lo que ya no tiene sentido para uno mismo. El pasado fue como fue y el presente no está mal tal como se pinta, si los fantasmas vienen, se les manda de vuelta a su tumba.

    bicos

  4. vaya seguridad que tienes y que claras las ideas. Señal de que ese fantasma no volverá a hacerte sucumbir. Me parece que esta fase ya la tienes superada. Muchos besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s