pochoclos

– Me doy al comer compulsivo de pochoclos dulces, palomitas para los entendidos, atranca-gargantas para los que conocemos a fondo sus efectos secundarios.
– La casera de mi pensión maneja una pirámide alimenticia en la que sólo caben las legumbres y puede que algo de pan de molde. Cualquier día bocata de garbanzos….
– Estudio en dos jornadas lo que antes requería de tres o cuatro. O bien ahora tengo una concentración sobrehumana o antes me distraía con el vuelo de una mosca.
– Uno de mis vecinos ronronea al cruzarnos en el ascensor, portal o la calle misma. No descarto apalearlo con mi bolso lleno de libros de texto si continúa haciéndolo.
– Mi pelo, debido a la supuesta humedad de Compostela, y viéndose sugestionado por tal idea (por ahora no cumplida), se está rizando y ensortijando a marchas forzadas. No se harán comentarios sobre el estado desastroso del flequillo.
– El libro de tropecientas páginas de Murakami está sufriendo mis furiosas sesiones de lectura. Incluso lo leo en la cama, aun a riesgo de ser sepultada por el tomo si me quedo dormida con él en las manos.
– La chica con quien comparto piso siempre tiene frío. Yo, calor. Nos cruzamos por el pasillo: ella con bata de felpa, yo con una camiseta de tiras. Posiblemente ambas estemos trastornadas.
– Voy a cenar a un chino, y sigo quedándome con ganas de pedir eso llamado “familia feliz”. Me gusta pensar en un absurdo plato en que aparezcan un par de tipos sonrientes con tres o cuatro niñitos en sus brazos. Todo hecho a base de pan chino, trozos de carne y verduritas, claro.
– Esa misma noche discutimos en la mesa sobre si es mejor ir a Venecia y encontrarla inundada o con la marea baja y apestando a cloaca. Al final convenimos que mejor la marea alta, así al menos no se nos posará ninguna paloma (rata con plumas) en la plaza de San Marcos. Es demencial que debatamos sobre eso, más que nada porque la mayoría le llamaría “salir del país” a ir a Portugal a por toallas en oferta.
– Hablamos de nuestras fotos fetiche: motos, pies, perfiles, manos y hasta culos. Esto último roza la perversión, T se avergüenza y promete dejarlo. Aún así la velada (a eso de las 12) acaba con una instantánea movida de nuestros panderos danzando.
– Mi cepillo de dientes sucumbió a la desesperanza ayer noche. Se precipitó al vacío desde su estante en el baño. Tuvo la gran suerte (o no) de caer limpiamente en la taza del retrete. Los jueces consideraron su doble mortal atrás con tirabuzón como merecedor de una calificación técnica de 9.7. Se zambulló tan limpiamente que apenas salpicó nada. Desde el cubo de basura en donde acabó, sueña con formar parte del equipo olímpico de saltos de plataforma de Pekín 2008.
– Reviso mi correo, por fin. Me río a carcajadas leyendo mi particular informe anual de la ONU en que se me anuncia que hay una plaza esperándome en la tierra de las naranjas; ansiosa estoy…
– Después de varios días de búsqueda infructuosa, y cuando ya me daba por vencida, parece que los buenos samaritanos de la obra social de La Caixa han decidido desplegar una wifi fluctuante a mi alcance. Mantengo los dedos cruzados y las mandíbulas apretadas, a ver si aguanta…
– Nota de última hora. La inestabilidad es constante. Puede que los señores del wifi quieran acabar con mi paciencia o sea parte de un experimento sobre tolerancia a la frustración. Mientras tanto, y en esta cafetería en que me encuentro, pido un segundo café (escuro se pode ser, graciñas) y miro de reojo a la pareja que, calzados con sandalias y calcetines, ocupa la mesa contigua. Trato de adivinar en qué lengua nórdica se comunican. Por lo visto finés; uno de ellos lleva una banderita blanqui-azul bordada en la camisa.

Seguiremos informando.

Anuncios

8 pensamientos en “pochoclos

  1. Desco, Desco, Desco!!
    A mi también me tienta lo de Familia Feliz…pero me da miedo que me cobren el plato y no me lo traigan… o que aparezcan los Alcántara, que me tienen aburrida ya…
    Besitos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s