Lecciones de práctica clínica (o yo no vine aquí para hacer amigos)

yo – No sé como se puede hacer… yo no me veo capaz
fuente de sabiduría- te vas endureciendo, poco a poco te acostumbras.
Yo- ¿te has acostumbrado a oír a la gente decir que quieren morir?
FS- no es eso, la palabra no es acostumbrarse, es.. uno se distancia, más bien, no permite que le afecte
Yo- ¿y cómo lo haces?
FS- eso se consigue al no implicarse, no sobreimplicarse. Tu trabajo llega hasta donde llega, no se puede hacer más. Los pacientes vienen, tienen su hora de consulta y después se van. Lo que ocurra entre sesión y sesión es responsabilidad suya.
Yo- supongo que es el único modo de que todo funcione, de llevar una vida normal.
FS- por supuesto, otra cosa sería peligroso, sería incluso poco indicado para poder ayudar como se espera de ti.
Yo- aha…
FS- no estás ahí para darles soluciones rápidas, ni para decidir por ellos, ni siquiera para dar tu opinión personal. Eso hay que recordarlo siempre, no se puede caer en esa trampa.
Yo- a veces preguntan, quieren que lo hagas…
FS- y no se puede permitir, no les puedes dar eso que quieren, ni darles la razón ni quitarsela, no funciona así la terapia. Es algo que no todo el mundo entiende, que no estás ahí para ser su hada madrina, para hacer que todo lo que desean se cumpla o para decirles que la vida ha sido muy cruel con ellos y ser compasiva.
Yo- pero la empatía si que es necesaria, y ese rollo de aceptar sin juzgar y hacer saber que se puede decir lo que sea, que no hay censuras…
FS- ya, ya, ya.. pero no eres “hablar por hablar”. Una terapia es un trabajo. Eso nadie lo dice. La gente se piensa que su psicoterapeuta le dará masajes en los pies y palmadas en la espalda..
Yo- ya será menos… jajajjajajaja
FS- es así. Después ven que les va a costar, que es difícil, hay recaidas y momentos muy duros; y es cuando se echan atrás y te culpan del fracaso. Ir a terapia ya supone, ímplicitamente, reconocer una incapacidad, la necesidad de pedir ayuda para solucionar temas que otras personas consiguen sobrellevar solas, aparentemente. Muchos no se dan cuenta de que eso es precisamente lo que les hará más fuertes, esa capacidad para pedir ayuda, para reconocer que solos no pueden y que necesitan aclarar sus ideas, el dónde y el cómo quieren ir en este mundo.
Mira, tu labor es servir de guía, mostrar el mapa, el abanico de posibilidades y dar herramientas que utilizar para afrontar la vida diaria y sus monstruos. No eres un angel de la guarda, no podrás salvarlos a todos. Tienen que aprender a salvarse a si mismos; o de lo contrario acabarán por caer, tarde o temprano, porque no vas a estar siempre ahí vigilando sus pasos.
Yo- así que de angel de la guarda nada, de hada madrina nada, de magia nada… pues vaya, yo que quería hacer cosas extraordinarias…
FS- para eso de lo extraordinario, para dar sin esperar nada a cambio, para ejercer de cuidadora, para sobreimplicarte y preocuparte, para poner tiritas y curar heridas; para todo eso está la amistad, que es mil veces más complicada de encontrar que cualquier terapia psicológica. Para eso sólo es necesario pedir un volante a tu médico de cabecera…

Y una canción que habla de eso de cuidarse, de respirar por el otro cuando éste no pueda alcanzar aliento…

Anuncios

7 pensamientos en “Lecciones de práctica clínica (o yo no vine aquí para hacer amigos)

  1. no tiene desperdicio este diálogo, no se puede decir más clarito. y con broche de oro, tú sí que sabes.
    ánimo, suerte.
    y un poquito de magia nunca viene mal…

  2. Conozco a mas de uno/a que iba al psico para que le diera la solución a sus problemas y después venían y se quejaban , yo le decía, ellos te orientan, te asesoran,para mi la mejor terapia los buenos amigos, a mi me funciona, claro que hay excepciones o a lo mejor soy yo la excepción
    petonets
    pd. me gusta esta canción

  3. maria- ay sí, que guapo él y gracias, seré lo mejor que pueda ayyy…

    nuria- es que mi fuente de sabiduría sabía mucho mucho… aunque algo de magia siempre está bien, sin pasarse claro, que los pies en el suelo están mejor.

    oli- la verdad, que el diálogo, poco más o menos, es el que tuve con mi tutora de prácticas hace algún tiempo, tomando un café y hablando de lo mal que yo llevé oír a niños pequeños hablando de sus deseos de morir

    alicia- mientras uno se apañe perfecto, pero en el momento en que se desborda un poco..no tiene nada de malo pedir ayuda, ¿no?

    bicos

  4. en el momento que se desborda uno un poco se ha de acudir a un profesional , yo he acudido a ellos y la verdad, me ha servido de ayuda
    petonets

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s