Esdrújula y llanamente

Todas las cartas de amor son
ridículas.
No serían cartas de amor si no fuesen
ridículas.
(…)
Las cartas de amor, si hay amor,
tienen que ser
ridículas.

Pero, al final,
sólo las criaturas que nunca han escrito
cartas de amor
son las que son
ridículas.
(…)
(Todas las palabras esdrújulas,
igual que los sentimientos esdrújulos,
son naturalmente
ridículas.)

Pessoa (Álvaro de Campos). Poesía.

Soy como cualquier ave rapaz que se sobrevuela y autoobserva atentamente desde un par de metros, sin tocar con los pies en el suelo de la realidad. Me siento en el patio de butacas y me hago tragar las frases impacientes, esas que tratan de salir de mi boca sin meditarlas, las que me nacen entre los dedos, las que construyo sin regla o cartabón, a mano alzada.
Así me veo cuando me guardo todos los sentimientos mayúsculos, cuando me sello los labios para no delatarme…
Científica, irónica, metafórica, analítica, neurótica, pálida, ridícula, lunática, teórica, acrobática, patética, sarcástica, matemática, paradójica, esdrújula… e incluso sobreesdrújula.

Quiero simular, tratar de maquillar que lo básico, que lo que me mueve, no es sólo una cuestión de física y química calculada en una pizarra.
Hay veces en que libero las palomas enjauladas, en que no me creo capaz de pararlas y dejo que broten, que se deslicen bajo las puertas, se cuelen por los ojos de las persianas; que inunden habitaciones, pasillos, casas y pueblos enteros.
Abandono las formulaciones de los libros, de los grandes hombres de ciencia, de los filósofos existencialistas. Me desato y me doy cuenta de que a veces las palabras llanas vencen a las esdrújulas, de que la ternura no es un término léxico más, y que la valentía no se reduce a una polisílaba.
Existen momentos en que los símiles son inútiles, en que las figuras literarias se vacían de contenido y las simples y sencillas palabras llanas crean universos enteros. Hay veces que basta con un sólo par de ellas. Con las adecuadas, con las más espontáneas.

Anuncios

5 pensamientos en “Esdrújula y llanamente

  1. nick- las palabras se gastan de usarlas, por eso me empeño en medirlas y dosificarlas, para que no pierdan fuerza

    honey- pero ser sencillo requiere ser más directo, mas síncero y más valiente. Las mil y una vueltas para decir lo mismo son mas seguras y cómodas, parece que hacen menos daño…

    bicos

  2. Hola, yo en particular adoro las palabras. Las mimo, las cuido y atesoro. ¿Ridículas las cartas de amor?… ridícula es la vida, que nos la tomamos como si fuera eterna. Construimos nuestra vanidad, nuestra envidia, nuestra ambición y sin darnos ni cuenta las generaciones que vienen detrás empujando dejan obsoleta hasta nuestra basurilla interior. Las cartas de amor nunca serán ridículas. Lo ridículo es no amar más. no amar hasta médula y por siempre y para siempre. Pero somos ridículos y amamos un poquito y por poquito tiempo. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s