Lo que nos queda

Todo pasa, la belleza, la juventud, la vida… y de la rosa, ¿que nos quedará de la rosa? Tan sólo su nombre.


El nombre de la rosa. Umberto Eco

Si las cuentas se hicieran sólo con lo material, entonces estaría en números rojos. Por suerte recuerdo lo que me llevo de atrás y por eso el resultado cambia.

El día acaba, y aunque el tiempo barre todo lo que encuentra a su paso, se deja cosas en las esquinas y rincones. Hay ojeras, galletas de desayuno que saben a infancia, listas de la compra en swahili, proyectos de siempre que parecen nuevos, miedos que me anudan el esófago por tres partes, una mariposa de color limón atrapada tras el cristal, zapatos surcados por rayas, conversaciones vitales sin importancia alguna y hasta una probable entrevista de trabajo en que me rechazarán educada pero inmediatamente.

Tengo geranios magenta, el esquema del sistema parasimpático bailando con mi hipocampo, una lista de consejos de estudio que yo no aplico, lecciones morales y éticas a domicilio, una puesta de sol que promete más que un candidato electoral, el fascículo tres de un Mahler por entregas, bañeras de aftersun (léase aftersuuuun), marcas de sol en la piel que dibujan un bikini y un párrafo inicial que de tan bien montado me parece simplemente perfecto.

Cuando la rosa se marchita, cuando el sol se nos escapa, queda algo más que un nombre. Ese algo es lo que hace que todo lo demás valga la pena, el sumando principal al hacer cuentas.

Tengo, de Pastora, cuando todo parece ir mal aún hay cosas que merecen la pena, un montón, y entre ellas un@ mism@… se puede dar por enterada, ústed, señorita

Anuncios

9 pensamientos en “Lo que nos queda

  1. hola!!!! He visto en el blog de solounpoco que comentabas que eres aspirante a PIR jajaja! Pues nada, yo termino la carrera este junio y me voy a poner a ello…es la única salida “viable” para los psicos…

    Un beso!

  2. nick- te quedan muchas más cosas, por más que te empeñes, tienes muuuchas cosas….

    psico- no creas, conozco a muucha gente con trabajo como psicolog@s sin ser via PIR, lo sanitario es una opción como otra, sólo que más difícil para acceder y para después mantenerse dentro…

    bicos repartidos

  3. “…el esquema del sistema parasimpático bailando con mi hipocampo…”

    Que pedazo de frase. Me has dejado tumbado.

    Oye, ¿esta es la que cantaba… “no me llames Dolores, llamame Lola”?

    Besos. Gracias por ese gran comentario que has dejado en mi chupito.

  4. honey- de nadas, de nadas, tú en agradecimiento cuídate mucho.

    solounpoco- es la misma, el sistema parasimpático está haciéndome una llave a parte de la corteza entorrinal, veremos en que acaban, yo creo que en olvido parcial jejeje
    de nadas, y ánimos, que no podrán contigo unas míseras hojas

    sansar- es que la genética…. una mutación como otra que se va heredando jejeje

    bicos para todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s