Permeabilidad selectiva

Hace más de cien años Paul Ehrlich descubrió que si se inyecta un colorante azul en el torrente sanguíneo de un animal, todos los tejidos excepto el cerebro y la médula quedarán teñidos de azul. Este experimento demuestra que existe una barrera entre la sangre y el cerebro: la barrera hematoencefálica.
Algunos elementos son capaces de atravesarla, como la glucosa y el oxígeno; mientras que otros, interpretados como potencialmente nocivos,no.
Es una barrera selectivamente permeable.

Fisiología de la Conducta; N. Carlson

Las personas se acercan y se mezclan, se empeñan en introducirse en la vida ajena por la fuerza, inyectarse e infiltrarse en la sangre creyendo que es ésa la conexión más cercana que hay. Piensan que por un café, una noche o una lista de gastos compartidos han de lograr la intimidad, el pase que da acceso libre a la esencia del otro.
Desconocen que no llegan al alma, que se estancan en lo biológico, en la carne, la percepción y sensación pasajera. Entran por los ojos, cuelan sus palabras en los oídos y con sus manos tratan de transmitir su calor. Se comunican así dos cuerpos, dos sacos de reacciones metabólicas, pero con mentes separadas y envasadas al vacío.

La incomprensión, multiplicada cada día, hace que uno se crea extraterrestre, que especule a propósito de su cordura, de la fina y sutil diferencia entre la excentricidad y la locura, y sobre la soledad de los que están permanentemente acompañados por íntimos desconocidos.

Y sin embargo, un día se produce un pequeño milagro y recuperas la fe y la sonrisa. Alguien hace que se abra un poco esa barrera, rasca en el desconchón de la pared, interesado en saber de qué color era el papel pintado que había antes; hablando en la misma clave, en un dialecto compartido que hasta entonces creías sólo tuyo.
Coinciden los referentes y al mismo tiempo se abren abanicos multicolores, mundos alternativos que el otro te brinda. Se amplía el campo de visión y se enriquece tu vida.
Formas así burbujas, rincones íntimos en que las censuras se esfuman y donde todo fluye libremente en un intercambio sincero. Se crean rutinas que de tan accesorias se tornan imprescindibles para la pequeña felicidad diaria.

Nos volvemos porosos y abandonamos nuestra impermeabilidad hermética; ofrecemos a manos llenas lo que somos y paladeamos lo que nos regalan, permitimos que la sinergia actue, que las cosas se sucedan y la intimidad de los pequeños detalles se haga dueña de nosotros.
De algún modo, y por extraño que resulte decirlo, los que fueron universos paralelos se funden en uno sólo.


Va, multidedicación para todas las burbujas de amistades que me rodean; con mención especial para aquel que me habló de unos poros con vocación de cantante de jazz (esa historia merecía un post de tu parte…) y me dio la idea, y también para el niño del cumpleaños.

* imagen- tallo vegetal a 250µm

Anuncios

27 pensamientos en “Permeabilidad selectiva

  1. qué bueno, por dios. no me lo guardo en mi del.icio.us porque he encontrado un método más mío de guardarlo (scrapbook). desco… descoooooo!
    y qué honor ser copartícipe de la dedicatoria con el terror de las madres!

  2. Cierto, “desco” (me tomo la libertad llamarte así) unas líneas verdaderamente fascinantes.
    Sabes , a mi me encantaría tenir todos mis tejidos de azul también si es tan bonito como lo cuentas, pero actualmente me siento más identificado con la frase: “Se comunican así dos cuerpos, dos sacos de reacciones metabólicas, pero con mentes separadas y envasadas al vacío.”

  3. ¿¿tú crees??
    me parece a mí que en esas 5 líneas estás más cerca del azul de la tinción que del envasado al vacío…
    A veces no nos atrevemos a ser sinceros, ni con los demás ni con nosotros mismos; nos vemos como bichos raros o seres mezquinos, pero al fin y al cabo… ¿¿que es tan terrible de nosotros que no puede ser compartido con nadie??

    bicos en azul

  4. Una vez en el instituto en clase de Física y Química cogimos un pollito y le inyectamos alcohol en una pata. Lo tapamos con un bote de cristal, dio tres saltos y murió. Menos mal que luego seguí el camino de las letras.

    Y ¿por qué cuento esto?. Besos.

  5. Ufffffffff, lo leo y lo releo, me ha gustado y me quedo con esto, quizás es lo que me veo reflejada ahora mismo:
    “Nos volvemos porosos y abandonamos nuestra impermeabilidad hermética; ofrecemos a manos llenas lo que somos y paladeamos lo que nos regalan, permitimos que la sinergia actue, que las cosas se sucedan y la intimidad de los pequeños detalles se haga dueña de nosotros.
    De algún modo, y por extraño que resulte decirlo, los que fueron universos paralelos se funden en uno sólo.”
    Desco ,lo vuelvo a releer me quedo con todo.
    petonets

  6. Gracias por la dedicatoria!!! 🙂

    Una cosa que no me ha quedado clara: Yo soy azul?

    Eso de los poros con vocación de cantates de jazz… me suena, pero no lo recuerdo…

  7. solounpoco- quien sabe, ¿¿viejos traumas??

    alicia- pues nada todo tuyo, quédatelo entero 🙂

    sansar- soy como barrio sésamo, entretenido y educativo jejejeje

    am_zoo- que cosas preguntas… claaaro, azul azul. Ya te refrescaré la memoria sobre las películas de dibujos de los 50 y los poros cantores…
    la foto en blanco y negro porque no la había en azul, y de paso para darte un motivo para que comentes, que si no, no hay manera jejeje

    bicos a repartir

  8. poedía- te me cuelas tú…. espero no provocar empachos ni indigestiones jejeje
    repito, es que a los científicos parece no importarles mucho que los microscopios no obtengan imágenes en azules…

    bicos

  9. “Y sin embargo, un día se produce un pequeño milagro y recuperas la fe y la sonrisa. Alguien hace que se abra un poco esa barrera, rasca en el desconchón de la pared, interesado en saber de qué color era el papel pintado que había antes; hablando en la misma clave, en un dialecto compartido que hasta entonces creías sólo tuyo.”

    Eres la rehostia.

    Me lo guardo, sí señor, increíble.

    Joder.

  10. nick- aviso: si no se es glucosa u oxígeno no se pasa la barrera, a no ser algún tipo de sustancia (alcohol, drogas, algunos medicamentos…)

    maria- guarda y a seguir cultivando burbujas en azul compartidas ;))

    bicos

  11. Srta D. aunque no lo creas he hecho eso de rascar el descochón de la pared para ver el color anterior, me has hecho recordar mi infancia.

    Me adhiero a las últimas palabras de María.

    Saludos

  12. yo también lo hacía, y casi siempre encontraba un papel de grandes tulipanes en tonos azulados o marrones, segun el caso; historias de pisos alquilados y papeles de oferta, supongo…

    bicos agradecidos

  13. Yo todavía soy selectivamente permeable, por ahora prefiero filtrar…Lo veo todo teñido de azul de metileno, para asegurarme de que no cruzan la frontera, aunque alguno siempre se me cuela…células inteligentes o fallo en el sistema?

  14. siempre hay un margen de error, y se cuelan cosas como drogas o infecciones víricas… no es cuestión de ser como una presa de compuertas siempre abiertas, se trata de elegir quien puede pasar o no… y muy mal no se te da que ando yo por ahí ¿no? ¿no? ¿¿¿¿¿nooo?????

    😀

    bicos permeables

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s