Conductas de riesgo, apariencias y buena voluntad

Yo me quedaba en la parte trasera del bus, en un sofá mullido con las piernas enredadas y una carpeta llena de encuestas de perfil para los que fuesen llegando.
Preguntas rutinarias, sobre su edad, peso, enfermedades, vida sexual, tatuajes, piercings, viajes a Gran Bretaña para atiborrarse de roastbeef en los años ochenta y demás conductas de riesgo.
Todo el mundo preguntaba por lo de los ingleses.
-Las vacas locas, ya sabes – decía con una mediosonrisa mecánica.
Después siempre les pedía disculpas por lo que venía a continuación. Era la parte en que le herían por primera vez. En realidad no era doloroso, pero todos solían dar un respingo en el asiento cuando me entregaban su dedo corazón.
-Sólo es para comprobar el nivel de azúcar, y que sepas que esto es lo que mas duele de todo, así que mira, no es nada.
Se quedaban tranquilos, suspiraban pesadamente, aliviados. Les tomaba la tensión, apuntaba todo en los recuadros marcados de su ficha personal y desaparecían tras la cortina que llevaba a la zona de extracción si es que todo estaba correcto.

El donante tipo era un chaval, de más o menos 20 años, universitario, deportista y con vida sana. Eso decían sus cuestionarios.
Eso era cierto, o casi. Debí cubrir unas doscientas o cerca de trescientas inscripciones nuevas en unas semanas de trabajo. De entre todos aquellos nombres; uno dio positivo para algún tipo de hepatitis infantil que no recordó mencionar, y cinco de aquellos chicos jóvenes, informados y supuestamente listos dieron VIH positivo.
No se comunicaba algo así con una carta a su casa. Se les llamaba por teléfono concertando una cita en el centro de transfusión. Allí se podían oír justificaciones desesperadas, lloros y mucha incredulidad. Desde aquel crío de 18, seguro del error en sus resultados porque sólo lo hacía a pelo con chicas guapas, hasta una mujer que se había creído a salvo por cierto tipo de lavados con no sé que planta aromática.

Recuerdo al médico responsable de mi autobus furioso, paseándose por el estrecho pasillo de la unidad móvil de donación después de saber los datos de aquella campaña. Todo el equipo se sentía raro ante aquella situación.
Rodeados de paredes empapeladas con eslóganes que propugnaban la solidaridad de los más afortunados y que pedían colaboración a lo que la publicidad institucional llamaban “lo mejor de su generación”, se encontraban con resultados dándoles bofetadas llenas de realidad, ejemplos de inconsciencia humana.

Anuncios

21 pensamientos en “Conductas de riesgo, apariencias y buena voluntad

  1. Vaya, yo siempre he vivido las donaciones como algo divertido y muy gratificante… Esta es la otra cara… Yo siempre pendiente del boli que regalan y el bocadillo de sobrasada…
    La pena es esa, la inconsciencia que tienen / tenemos los jovenes hoy… como que todo vale, como que no nos pasa nunca nada…
    Y sí, el primer pinchazo a mí me duele más que el otro…
    Besitos…

  2. sansar- es lo que tiene no parecer un yonqui moribundo, que no asusta…

    musicaligera- pasa todos los días, y además a la gente que menos podría suponer….

    veli- la información es sólo una parte del trabajo, la prevención no es regalar condones y dar folletitos….

    mitchell- umm, gracias, peor era pensar en esos cinco incautos…

    bicos

  3. poedía- te me cuelas…. somos unos inconscientes, digamos lo que digamos, nadie piensa que él/ella puede ser esa estadística…
    Regalaban unas radios para la ducha de lo más monas, yo tengo una, y siempre una cocacola y cacahuetes jejeje

    bicos

  4. claro, claro, con Manoli es de lo más saludable, seguro que sí…. 😉
    con gentes desconocidas… nunca se sabe lo que ha podido ocurrir antes de esa noche… las infecciones tienen largas patas y corren mucho….

  5. Pues imagina , la primera sorprendida yo, pero no removeremos el pasado, por suerte nada grave, pero si, hay que tomar precauciones siempre, bueno tengo una amiga que le pidió a su nueva pareja que se hiciera el análisis, por las dudas, pues no sé que decirte, claro que ella también se lo hizo
    petonets

  6. lo de los análisis suena duro al principio, como muy frío, pero a veces no se sabe…..
    los contagios por parejas.. hay cosas que no son cuestión ya de fidelidad o otras cosas, es que el respeto. En fin, dejemos el pasado y a esas personas irresponsables donde se quedaron. Mejor así.

    bicos

  7. Si claro… es que es muy complicado.. tu inicias una relación con alguien aparentemente sano.. pero esa persona ha tenido un pasado y es posible que ni ella misma sepa que está infectada… entonces que es lo correcto?? porque aunque ella le fuera fiel a su pareja igual su pareja no le era fiel a ella… así que conoces a alguien vas quedando y para la siguiente cita le pides que te traiga unos análisis y tu tambien te los haces???
    igual es la manera pero lo cierto es que es muy complicado todo esto… al final el destino juega su papel y pagan justos por pecadores… pero me parece muy fuerte lo de ir pidiendo análisis de sangre a tu futura pareja no te parece???? Pq ya no es precauciones… a ver el condón solo te proteje en la penetración, pero todo el resto de juegos previos o posteriores que son los que más gustan en general, contra eso que haces??? te forras la lengua con plastico de comidas??? te pones guantes de plastico finitos y te los vas quitando???? Joooo es que es muy complicado, al final vives emparanoiado o simplemente piensas q a ti no te va a pasar eso.

  8. cada uno pone el límite donde quiere y tolera el nivel de incertidumbre y riesgo que cree oportuno.
    No sé lo que es más correcto o más adecuado, pero en todo caso, todo el mundo se debería hacer análisis de vez en cuando; y no por los demás, ni por su pareja, más que nada por sí mismo y su salud.
    Los juegos orales o manuales o como quieras llamarlos no tienen la misma tasa de riesgo, son estadísticamente poco probables, eso de ” si tú tienes una herida…”
    Lo dicho, cuestión personal de cada cual, pero un análisis al año no hace daño… y no suelo pensar que a mí no tiene porque tocarme, estoy como todos, en la misma ruleta. Prefiero minimizar mis posibilidades…

    bicos

  9. No si eso está muy bien… pero entonces que le dices a tu pareja??? oye no estaría mal que te hicieras un análisis para ver si tienes el sida, solo por tu salud ehhh?? que lo digo por ti mas q nada…. Es que en analisis normal no te dice si tienes sida a menos q lo miren.

    bufff igual es el camino pero se hace dificil de seguir

  10. a ver, no digo que eso sea fácil, si no que en un mundo ideal (jajajaja) la gente debería hacerse los análisis por si misma, no por petición expresa.
    Si donas sangre te hacen todos los análisis, así matas dos pájaros de un tiro….

    bicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s