Escaladores

Imagínate a ti mismo en la falda de una montaña. Quieres llegar a la cima, pero está oscuro y lleno de nubes, por lo que no ves la cima, o está muy alejada.

La única forma de que puedas llegar es conocer donde estás y dar los pasos necesarios para ascender. Tus zancadas deben ser cortas; una demasiado amplia podría hacer que cayeses.

Así que escalas lentamente, sin estar muy seguro de a donde vas. A veces coronas un risco, y desde él todos tus pasos suponen descender. Entonces crees que debes estar en lo alto de la montaña, ¿no?

No sabes a ciencia cierta si has coronado la cima. Has llegado al punto más alto del camino, pero no de la montaña entera. Como está oscuro, no puedes saber si es la cúspide o sólo una etapa más. Podría ser que estuvieses atrapado en una cresta relativamente baja, pensando que estás en la cumbre. Todo el terreno a tu alrededor supone descender, pero por lo que conoces podría ser que solo a unos cientos de metros hubiese una ruta hacia la cúspide.


Tienes dos opciones. Puedes concluir que has llegado suficientemente arriba y quedarte donde estás. O descender y comenzar todo el proceso de nuevo, esperando encontrar un pico más elevado. Podrías hayar una cumbre mayor, o puede que no. No hay forma de estar seguro. Asi que tienes que decidir si quieres correr ese riesgo.

Con suerte encontrarás esa cima mayor, aún sin saber entonces si esa será la cumbre absoluta. Poniéndonos en lo peor, nunca alcanzarás una cota tan alta como la que ahora has conquistado. En otras palabras, no volverás a estar tan arriba como ahora.



Love is a Story, A new theory of relationships. RJ Sternberg


Eso es lo que ocurre con el amor, con nuestras relaciones. Te encuentras en la cumbre, pero siempre te queda esa duda de si hay otros picos, otras zonas mucho mas altas que podrías aspirar a conquistar.

Somos inconformistas y aventureros, puede que esté en nuestra naturaleza, en la educación sentimental que nos forjan las lecturas, el cine o los sueños.

Quien sabe, podríamos estar en el Everest, y aún así fantasear con una montaña desconocida que le robase unos cientos de metros.



Apunte histórico

Dice la leyenda, porque todo forma parte del mito, que Robert Sternberg, ilustre psicólogo dedicado al área de la inteligencia y las llamadas “funciones mentales superiores”, fue retado tras una conferencia. Alguien se atrevió a decirle que la psicología se apartaba deliberadamente del estudio del amor, por ser un tema demasiado complejo y escurridizo mientras que la inteligencia resultaba mucho más tangible y simple.

En poco más de tres meses tenía elaborada su propia teoríay ha dedicado libros enteros a su explicación, que supone, es relativamente sencilla.
Mientras, aún hoy, revisa su teoría triárquica de inteligencia, que considera incompleta.



Anuncios

14 pensamientos en “Escaladores

  1. Lo mejor sería quedarnos en ese punto y soplar un poco a ver si se van las nubes negras. Podríamos tener así las cosas más claras. Conocía la historia de Sternberg. Gracias por los enlaces.

    Besos.

  2. am-zoo- pues la verdad, creo que no tengo nada de cuadros…

    nick- a nosotros mismos? no sé, cada cual busca cosas diferentes; desde protección a pasión, tranquilidad o conocimientos… las razones pueden ser tan variadas que algunas ni siquiera incluyen amor en la ecuación

    knivess- es una opción… aunque no sé si a largo plazo eso es rentable jajajaja

    bicos

  3. Cuanto mas alta la cumbre, mas nubes habrá, por qué buscar cimas mas altas si nos encontramos bien en la nuestra?………será una cuestión de conformidad o de ambición.
    Por cierto, olvidé decírtelo en el otro post pero……GRACIAS!!!!

  4. Me ha parecido muy interesante la teoría del amor de Sternberg. He identificado perfectamente el tipo de amor que siempre encuentro (¿será que, de alguna forma, lo busco…?), y he entendido porqué nunca he estado en una cúspide. Incluso porqué siempre que me ha parecido que me acercaba sabía que me iba a caer rodando… como así ha sido. Muy interesante, sí…

  5. pues con eso de los triángulos se hacen verdaderas maravillas de la terapia de pareja, sólo con pedir a cada uno que dibuje como sería su relación ideal, como es la que tiene, o la que cree que desea el otro…
    muy práctico, sí, sí… toda la teoría está muy bien, pero en la práctica, lo que tú dices, ves como caes, como va a pasar, pero…
    bicos

  6. Si alguien te hace sentir en la cúspide, entonces es que no necesitas a nadie más…, y eso no se puede llamar conformismo, simplemente plenitud (que es bien difícil de alcanzar y muy fácil de reconocer).
    En cuanto a tus logros en la vida, no me refiero ya al tema del amor entre parejas, yo te diría que “para atrás ni para coger impulso”…, hacia adelante siempre, aunque los pasitos tengan que ser cortos y cuidadosos, y aunque te tome tiempo y trabajo el ascenso. Un saludo. Señora Nostalgia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s