En blanco y negro

Leone- Venanzi… es triste cuando uno ha aprendido cada movimiento del juego.
Guido- ¿qué juego?
Leone- bueno… éste. Todo el juego de la vida.
Guido- ¿lo aprendiste?
Leone- sí, hace mucho tiempo.

Las reglas del juego; Pirandello.

En un mundo ideal habría reglas absolutas que sirviesen de un modo universal, habría un solo juego al que poder jugar.
Es éste un lugar imperfecto, tierra de nadie llena de incertidumbres y ojos desconfiados. Hay no sólo un juego, sino múltiples, contradictorios y de normas engañosas. Cientos de condicionales, posibilidades que se abren en abanico y pocos referentes válidos.
Todo sería mucho más sencillo si la vida fuese en blanco y negro, sin matices ni apuntes a pie de página. Si existiesen normas claras que delimitasen los movimientos, si hubiese una meta, una casilla con la que soñar.
Los decálogos y las listas de pecados capitales se han quedado obsoletas, llenas de salvedades, bulas papales y dispensas para sortear el viernes de cuaresma y caer en la tentación de la carne sin miedo a la posible condena.
Todo se vuelve relativo y me siento estafada; yo, a la que siempre le pintaron un mundo de blanco y negro, de bien y mal, de ángeles contra demonios. Ahora me dicenn que hay otras formas, otras posibilidades, situaciones especiales en las que se permiten blasfemias y cuentos de miedo.
No entiendo los grises, se me hacen densos como bancos de niebla y me siento mal, fatal. Me siento culpable por no sentirme culpable; como ese niño que descubre que robar un caramelo no ha hecho que arda en el infierno, pero le hace soñar cada noche con ello, con las llamaradas y los cuerpos ensartados en tridentes gigantescos.
Sentirme mal por no sentir remordimientos; curiosa forma de juego.

Anuncios

19 pensamientos en “En blanco y negro

  1. Planteas como ideal un mundo sin vida (que es jodida tal y como está, ), pero la gracia respira en convencer ese podría a ser parte de tu poder. ¿Qué sentido tendría vivir con la senda hecha? No somos robots… aunque nos esforzamos.

    Saludos!!!

  2. si, es cierto, nos sentimos mal porque no tenemos una senda marcada, porque te has dado cuenta que existen grises, porque te obligan a decidir y tu quieres la decisión fácil, la de bien o mal, sin dudas, sin espacios para equivocarte. Pero por suerte la vida no es así, y te permite tomar un camino inesperado, un gris que aunque confuso, quizás te lleve a lo que estás buscando. Piénsalo, no sería aburrido un mundo tan rígidamente marcado?

  3. Pues yo hace tiempo que me muevo en un mundo gris. Hay claros negros y blancos que cada vez se mezclan en una paleta absurda creada por el paso del tiempo.
    Cuanto más joven más blancos y más negros…la madurez convierte el mundo en un gris lleno de matices, un gris que a veces se parece mucho al blanco y otras veces es un negro cabrón, con un matíz en alguna parte que lo convierte en algo más complicado que el propio negro absoluto.
    Sería más fácil que todos jugásemos al parchis, estoy de acuerdo.

  4. En estos dias que nos ha tocado vivir la moralidad no significa nada, es decir todo es correcto, todo vale, no hay cosas malas no hay cosas buenas siempre que tu punto de vista lo justifique. Bueno es lo que hay, pero como ya no se puede juzgar a la gente por cumplir o incumplir cierta moral social, ya que ésta ha dejado de existir o se diluye en los grises como tu bien dices, ha surgido una nueva y unica y a partir de ahora exclusiva regla por la cual la gente te puede medir y tu misma tambien.

    En un mundo donde todo vale, lo único que nos queda es la hipocresía, y si antes estaba mal vista hoy en dia aun mucho más, ya que al valer todo nadie puede decir q hacer esto esta mal o esta bien, pero si que te pueden echar en cara que dijiste A y estás haciendo B, que afirmaste blanco y luego lo negaste convirtiendolo blanco.

    Sres hoy en dia lo que más se valora y hemos de valorar es la coherencia entre lo que decimos y defendemos y lo que luego realmente hacemos y demostramos con nuestros actos, con lo cual esta forma de valorar a la gente nos devuelve un cierto patrón de conducta, el ser consecuente con las cosas q decimos y las q luego hacemos.

    Viva la falta de moral, ya que nos hace más morales que nunca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s