Recordatorio; mantenerse alejados…

– ¿por qué tienes una foto como esa?
– hey, es un Pulitzer, y tiene historia con moraleja detrás
– una historia horrible, supongo
– una historia real, más bien; me sirve de recordatorio para mi mismo, de advertencia
– cuéntamela, total, hay tiempo…
– pues mira, la foto la sacó un tio, un sudafricano, Kevin Carter, no sé si te sonará pero los Manic (street preachers) tienen una canción sobre él.
– Pues no, estoy de un inculto últimamente que me asusta, ya ni gano al trivial ni nada
– estás echada a perder, todo porabandonar las buenas influencias como yo
– jajaja, mejor no voy a decirte que clase de influencia eres tú para mí, que nos conocemos
– de las peores, ya lo sé, me haces ser malvado…
– tienes cierto gusto por amargarme y martirizarme, pero anda, cuenta lo de la foto.
– Pues es en Sudán, y el tio, que era ya conocido como uno de los más importantes reporteros gráficos del Apartheid, formaba parte de un grupito llamado el Bang Bang Club, que les llamaban así porque fotografiaban casi todo imagenes de tiroteos y muertos…
– aha, y que pasa con la foto?
– Impaciente, dejame contarte, a Carter lo mandaron a Sudán en el 1993, por aquello de las hambrunas, la guerra y toda ese mierda que pasa en Africa desde siempre… y a unos kilómetros, o puede que metros de un puesto de ayuda de la ONU se encontró con esa niña.
– pero está muerta ¿no?
– cuando le hizo la foto no, pero poco más aguantó; mientras el buitre esperaba, y ella se moría de agotamiento, de hambre y sed…
– joder…
– pues Carter sacó la foto y la publicaron, portada de Times, premio Pulitzer etc… todos los honores, pero él se sintió como un cabrón, porque decía que no ayudó a la cría, que sólo pensó en la foto y eso le igualaba con el buitre, un carroñero a por su presa, esperando.
– bueno, pero ¿¿qué podría hacer??
– ya, claro, que se hubiese muerto igual, que había cientos como ella, todo eso…. ya… pues el tío no aguantó y se suicidó unos meses más tarde.
– vale ¿y cual es según tú la moraleja?
– pues tengo la foto para recordarme que no se puede perder de vista nunca jamás el horizonte, que hay que ser objetivos, conocer cual es nuestro lugar en el mundo y ser lo suficientemente adultos para cargar con la responsabilidad que eso supone.
– que filosófico te veo…
– estoy en un momento muy reflexivo, ya ves, hablando como un idiota de la culpa y la objetividad, hablándolo contigo, que tiene tela, después de todo…
– bueno, yo nunca fui una niña moribunda, ni tú un buitre sin escrúpulos. Además, hay que ser de un tipo especial de persona para ser capaz de mantenerse al margen, para saber cual es tu labor y tu manera de ayudar, sin sobreimplicarse.
– eso ya lo sé, quiero ser de esa clase de gente, quiero estar cerca y a la vez no estarlo demasiado, no sé si me entiendes.
-lo entiendo, pero ese es un equilibrio complicado de mantener, todos tendemos a enredarnos.

Anuncios

5 pensamientos en “Recordatorio; mantenerse alejados…

  1. He llegado a tu blog por casualidad, navegando por los tags de fotografía y me he quedado impresionada al leer este post. Es una historia que no conocía y he buscado algo en google, donde dice que Carter estuvo más de 20 minutos esperando para sacar la mejor foto…..

    Es muy fuerte todo, la foto, su suicidio…..todo…..que pena me ha dado pensar en esa niña….

    Salu2.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s