Iniciación

Estábamos sólos, en su dormitorio en penumbra. Llevaba sin respirar un par de horas y temblando a su lado una docena de días. Sabía que aquel sería el momento, lo había leído en mi horóscopo: momento de cambio para todas las virgo. Con las estrellas no se juega y con las promesas selladas por una fecha de caducidad tampoco. Sería esa tarde y en aquella cama infinita.

Me puso la mano sobre la rodilla, ciñendo los dedos sobre ella, como si esa imposición de manos fuese a servir para traspasarme algún tipo de mensaje de vital importancia para la humanidad.

Sólo podía fijarme en como esos dedos calientes y sudorosos subían por mi pierna, moldeando el muslo, arrastrando con ellos la tela verde de la falda hacia la cintura, arrugándola, dejando a la vista las medias de un negro rutilante, que con un frufrú constante servían de banda sonora de fondo para aquella escena de alcoba.

Era consciente de que él me miraba, me traspasaba con sus pupilas, afiladas como cuchillos, aunque yo me protegía con alambradas de rizos castaños y unos párpados caídos, dejando los ojos como mi boca, entreabiertos y expectantes.

Se abrió camino de un modo más que sencillo, natural como el agua que sigue el cauce del río ladera abajo. Mientras, continuaba como observadora de su maniobra de aproximación, sin mediar palabra alguna, en silencio. Sin idea clara de cual era mi papel en aquel ataque envolvente al que me veía sometida, me dejaba hacer y deshacer hasta encontrar mi ropa interior enredada en los tobillos.

Podía notar los latidos de su corazón martilleando en las yemas de los dedos, traspasando el pulso rítmico a través de mi piel como descargas eléctricas de baja intensidad, activadoras y estimulantes para descompasar mi respiración y erizar la piel por completo.

Girando la muñeca se colocó en el punto estratégico entre ambos muslos, y alargando los dedos, trató de hacer ceder mis piernas para que se abriesen un tanto, lo justo y necesario. Un “no” tembló al salir de mi garganta tiritando de miedo, al tiempo que alzando la vista me lo encontré frente a frente. Por vía visual, en un milisegundo, entendí lo que trataba de decirme con las manos, la respiración agitada y ese labio inferior prendido entre sus dientes.

Supe entonces lo que él deseaba, que era a mí; y lo que yo quería desde hacía meses, que era a él.

Las distinciones y matices entre amor y deseo llegaron tiempo más tarde, cuando me besó en la frente y desapareció de mi cama y mi vida con un gesto afectado de “au revoir mademoiselle”. Me dio una lección de perfecto Don Juan, de amante furtivo, de los que hablan de un amor eterno mientras dura, sin lamentos ni cinismos, repleto de carnavales de excesos y lujuria en divanes aterciopelados.

Sirvió una cucharada de realidad a mi alma de niña inocente y romántica de novelas de Austen. Luego he ido supliendo carencias en otras noches, con cuerpos y caricias de repuesto, en las que empleé menos amor y más deseo. Ahora por fin sé cual es ese punto clave que las diferencia, esa porción de alma que no se regala a cualquiera, y me lo reservo para quien lo merezca de veras.

Anuncios

30 pensamientos en “Iniciación

  1. Eso, eso era lo que extrañaba, esa manera que tienes para escribir cosas como esta:
    “Podía notar los latidos de su corazón martilleando en las yemas de los dedos, traspasando el pulso rítmico a través de mi piel como descargas eléctricas de baja intensidad, activadoras y estimulantes para descompasar mi respiración y erizar la piel por completo.”

    Da ganas de leerlo varias veces hasta memorizarlo, ya sea por partes o en conjunto este post es precioso realmente, disculpame si soy muy meloso, pero es lo que me has provocado.

    Bravo, bravo!!

    Saludos

  2. Me quito el sombrero. No sólo por lo bien que escribes, sino porque de tu boca saliera un “no”. Porque sólo una vez se puede condunfir el amor con el placer. Afortunado aquel que se lleve el regalo de esa porción del alma.

    Besos.

  3. Qué pasa, que tienes que escribir de follar para que te lean? Ya has perdido la vergüenza y la decencia sólo para que te lea más gente por el morbo? Pues muy bien. Yo no pienso leerte más.

  4. No lo había pensado, pero oye, igual igual… lo estudiaré…
    Todo es de lo más decoroso, otra cosa es que a tí se te vaya la mente a sabe dios donde, yo paro justo a tiempo, me contengo y pongo fin a la descripción.
    Tengo posts peores, y recuerdos aun menos decentes
    bicos, señor talibán

  5. Ay Desco, me has dejado hipnotizadita. Recordando mi particular escena, echando de menos ese temblor y ese deseo; esa agitación, ese miedo y esa esperanza. He sentido sus manos y su boca, he sentido tu inquietud y tu confusión iniciática, como si fuera mía, como si era la mía.

    Buff, quien encontrara esa fusión entre amor y deseo!. Debe ser más complicada que la fusión nuclear, que los estudios del átomo….

    Enhorabuena por el post, se siente y se vive.

    Besotes guapa!

  6. Magistral, señorita desconocida, como MúsicaLigera creo que siempre te digo lo mismo. Has escrito sobre un momento de intimidad, y lo has hecho con la delicadeza y altura que se precisa para no confundirlo con un pasaje de morbo barato. Te felicito y continuaré leyéndote, porque hasta ahora no he visto uno solo de tus artículos que no me haya dejado satisfecha. Excelente. Madeleine

  7. He tardado en leerlo (en empezar, porque en leerlo, aunque lo he hecho despacio, lo he hecho del tirón) y te digo lo de siempre, lo que no te gusta que te diga: que me encanta como escribes.
    Sincero, valiente y delicado, transmites más de lo que crees. O igual sí que crees que lo transmites, no lo sé.
    El caso, que un bravo para ti y tu iniciación, una vez más.
    Me encanta.
    🙂

  8. He estado unos días por ahí, pensando y vuelvo y me encuentro que la belleza y la realidad siguen donde las dejé. Juntitas al lado una de la otra, y reposando tranquilas donde dice “Aprendiendo del mundo”. Es bellísimo, contenido y muy muy auténtico, muy vivo. Que me ha gustado, dicho en plebeyo (que parezco Sánchez Dragó).
    Un besote…

  9. Se ve que el viaje te ha sentado bien, madre mia vaya forma de describir, de transmitir, al fin y al cabo de hacer sentir…..

    Necesita usted un editor y q le den por culo al pir, tu tienes q dedicarte a la escritura sin duda alguna.

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s