Fotos de postal, recuerdos importantes y viajes espacio-temporales

Como pasa con los sacos de dormir, que la única forma de conseguir que entren en su funda es hacerlo del modo menos lógico posible, pues eso pasa con la felicidad a veces.

Eso me lo enseñó un experto en supervivencia: para algunas cosas no hay que pensar, simplemente hay que poner empeño. Pero una, que ha sido toda la vida una Coronel Tapioca de tres al cuarto, se resiste porque piensa que si alinean los extremos teniendo en cuenta la posición del sol en el momento de hacerlo, lo conseguirá. Se equivoca, porque a veces las ganas desmedidas pueden con la razón calculadora. Nos hicimos itinerarios de visitas guiadas, de lugares imprescindibles y monumentos descomunales. Todo para sumarlo a nuestro particular álbum de recuerdos, de experiencias y diapositivas mentales que sirvan para rememorar los viajes y retener así algo que se supone es importante para uno mismo.

Pero al llegar al lugar marcado uno se da cuenta de que no es eso por lo que emprendió el camino; hay que mojarse los pies en el Mediterráneo paraañorar entonces elAtlántico; y muchas veces ver que lo que fuiste a buscar no es precisamente lo que necesitabas. Las iglesias no me dicen nada, las calles llenas de gente me abruman y no me encuentro a mí misma en un vagón de metro.
Entonces unos ojos sirven para que te veas reflejada, para descubrir que cuando los demás te aceptan, tú te quieres un poco más, que te atreves a perder el miedo, a desatar el ridículo. Dejas entonces caer los muros, derribados por risas, por las voces amigas que cantan, te recuerdan días de frío y apuntes mal tomados, de cafés en horas perdidas, de noches infinitas y frases míticas.

Esa complicidad de las galletas Principe plagiadas, de los juegos para fuegos de campamento, las pequeñas miserias de verse la película de sobremesa de domingo y llorar al final, ir de tiendas y probar todo lo más horrible que encuentras, sombrero y mallas de rayas incluidas. Recuperar eso, y que después te des cuenta de que no importa si has visitado o no un museo, si has visto “noséque” o si el vuelo ha sido puntual. Te olvidas de las turbulencias, de los exhibicionistas de los jardines, de las botellas de agua a precio de oro y de las mil y un escaleras de subida.

Se revela entonces el verdadero fin del camino, que desde el principio no fue el lugar, si no la persona. Podría estar en Mirasol, Rubí o en pleno desierto de Gobi; hasta metida en una pequeña habitación cochambrosa sin pintar. Daría igual, porque juntas reinterpretaríamos las manchas de humedad, las toses tísicas de las vecinas, las excavadoras amenazantes y hasta montaríamos un dispositivo de rescate para caramelos pérdidos bajo las mantas.

Esto es lo que ahora sé: puedo viajar al lugar más interesante posible y llegar a la conclusión de que mi sitio favorito no sale en ninguna postal, no hay flashes que lo iluminen ni tickets de entrada. Olvidarnos de las guías de turismo, de las obras modernistas y enzarzarnos en alguna pelea tonta por quien sería el hombre que nos llevaríamos a una isla desierta. Carcajadas que hacen que los grises personajes del tren alcen los ojos envidiosos, que los niños se nos queden embobados porque les dedicamos muecas y que alguna anciana nos regale un mapa de sus recuerdos por ser tan amables de cederleun asiento.

Caer en la cuenta de que estar juntas es el mejor destino y todo lo demás es un decorado; parte del fondo, accesorio, prescindible e impersonal.


Tendré decenas de fotografías idílicas, pero mis favoritas están movidas y borrosas porque no podía parar de reír. Esa alegría no se atrapa con una cámara digital, pero es la que quiero recordar.

Anuncios

12 pensamientos en “Fotos de postal, recuerdos importantes y viajes espacio-temporales

  1. En las cosas del corazón, imposible tratar de aplicar fórmulas matemáticas. Por eso el dicho que dice: “contigo pan y cebolla…”. Importa la compañía y lo demás…, son accesorios. Un saludo. Madeleine

  2. Pues eso, a mantenerlas, cuidarlas y …practicarlas todo lo que puedas!!
    Es cierto, espacio y tiempo relativos, mirados desde dentro, desde donde miramos todo, desde donde guardamos todo lo que importa recordar.
    Besitos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s