Arenas en el pecho

He gastado la tarde en pasear y perderme por las tiendas, en ocuparme de cosas insignificantes para no pensar en las esenciales. Mientras repaso la tabla del 7 no vienes a mi mente. Camino sin rumbo mientras espero la hora de mi cita.
Me olvido así de la ducha de esta mañana, del desagradable encuentro en el baño, frente al espejo. Seguía donde ayer, donde estaba desde hace tiempo. Un milímetro y medio por cero setenta y cinco. Apenas un punto en la ecografía. Es un pedacito de nada, un grano de arena, algo a tener en cuenta.
En nuestro saludo rutinario le he encontrado distinto, mayor. Ha crecido sin avisar. Me da miedo, él si que me hacer temblar de verdad. Le acaricio, sigo sus contornos y exploro las formas que deja en mi piel.
Me ha traicionado, teníamos un trato. Podía quedarse en mi pecho, siempre y cuando no se empeñases en colonizarme, en extender sus dominios por mi cuerpo. Pero tiene alma de descubridor, aventurero de pacotilla con aspiraciones de emperador romano. Y no lo puedo permitir, no en mi cuerpo.
Eso fue esta mañana. Ahora descanso en un mundo paralelo. Sólo quiero cerrar los párpados. No dar más vueltas. No tener que hablar. Sólo respirar.
Suspiros de alivio tras cerrar las puertas de la consulta del médico. Los malditos ganglios, las falsas alarmas, nuestras sonrisas forzadas, unos chocolates como celebración y sustos de muerte que se caricaturizan. Ya se sabe, incomodidades que nos producen las chinas que se nos meten por el cuerpo.

Anuncios

21 pensamientos en “Arenas en el pecho

  1. maría- lo mejor la celebración chocolateada, que me acordé de tí y tu gofre con una palmera en la mano
    alicia- respiro, respiro, estoy tres o cuatro veces más ancha que hace unas horas

    bicos

  2. Oye pues eso chocolate, palmeras, gofres, yo hace un rato me he dado un atracón de pipas me apetecía uan celebración salada..
    Me estoy dando una vuelta por tú blog. voy por diciembre del 2005, no me queda nada.
    petonets

  3. a mí también me has acojonado niña.
    y no tengo gofres ni palmeras ni chocolate que compense el susto…
    cojones!
    (un chupito de agua de rosas me dieron una vez de pequeño para que me recobrase de cierta impresión).

  4. laluz- un adolescente en casa y sin chocolates?? pues nada, tómate un pacharán o una tila, algo relajante jejjee
    poedia- si, pero poco hecha, que saben mejor
    bicos

  5. solounpoco- bien, cierro las piernas 😉
    laluz- si, tú mantén la línea que después no hay omega 3 que te preparen para la travesía del desierto… jejeje
    bicos

  6. Ufff, srta. desconocida, me ha entrado un mal rollo… La verdad es que casi siempre que voy al gine me entra un mal rollo… Menos mal que no ha sido ná!!

    Besitos y yo también me voy a zampar algo de chocolate, que coño!

  7. honey- dr cirujano, especialista en cáncer, eso si que es mal rollo, ver sólo diplomitas y libros con la palabra cáncer por todo el despacho.
    nicholas- tengo trincheras bien preparadas, que sé de estrategia…
    bicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s