Bufandas, más bufandas y otras cosas que se ponen al cuello

Viendo el otro día el fetiche de m y sus muuuchas botas me decidí a mostrar al mundo mi obsesión por las bufandas y otros elementos de abrigo (a veces dudoso) para poner en el cuello o elrededores.

En realidad no están todas. Algunas están recluídas en una caja enorme sobre el armario; y la verdad, me daba pereza. Éstas son las que por ahora se mantienen en uso en esta temporada 2006-2007
Las hay de lana trenzada, de colores sólidos, degradados; tejidas con agujas de punto, de ganchillo y de diferente hechura ( punto del derecho, del revés, o doble) Con varios colores diferentes, algunas “peludas”, otras con flecos o sin ellos. Hechas en casa, compradas en tiendas, en puestos ambulantes, en la playa, o en grandes almacenes. Alguno de los pañuelos hasta es robado. Los fulares, casi todos regalados en los cumpleaños y navidades, en miles de colores a la vez, por aquello de que me gustan los colores vivos. Incluso un extraño caso de uno (el negro) con el que me topé, pérdido y abandonado, en la calle una tarde de lluvia.
Después están las herencias, como estos mantones, el blanco de mi abuela, y que ya estrené el dia de mi bautizo jejeje y también el verde, que se remonta a mi bisabuela y la posguerra. Complementos con solera. Si señor, con lo bien que sienta eso de tener algo que pasó de generación en generación. Después hay algunas más, estas con combinaciones de colores, y no por diseño, sino por aprovechar los restos de ovillos.

Bueno, no creo que sirva como referente de moda, los de Vogue pueden dormir tranquilos, pero al menos así la señorita de la colección de botas se sentirá menos rara…

Anuncios

6 pensamientos en “Bufandas, más bufandas y otras cosas que se ponen al cuello

  1. ¡¡Cuantos colores!! y cuantas bufandas!! Ya veo que a cada uno nos dá por una cosa,,jaja,,son muy chulas, yo no soy capaz de usar esos colores ni en verano, en invierno no salgo de los tonos marrones, negros y blancos.
    Me gustan los mantones de tu abuela y su madre.
    Ojala tuviera yo las botas de mi padre y me las pudiera poner para salir…andaría todavía más por las nubes.
    Está genial el post…ya me siento más “normal”.
    Un besazo..

  2. Qué colorido!!
    El mantón de tu bisabuela… es genial que todavía lo conserves.
    Con tantos colores incluso puedes ir utilizando todas las bufandas, fulares, etc, según el estado de ánimo que tengas… si es que en la variedad está el gusto!
    Bicos.

  3. m- yo sin colores no podría vivir, son mi feedback emocional personal, más color, más optimismo, así de simple
    sinpa- no es una afición, son útiles, además siempre tuve muchos problemas de garganta, supongo que viene de ahí, sólo que después la cosa fue ampliándose con regalos, etc (cría fama y échate a dormir…)
    patrus- como dije antes el color me da el estado de ánimo, y me evita las afonías…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s