debate sobre el estado de la cuestión gallega

Dos mujeres, una de ellas unos sesenta y algo, la otra no llega a los 50, y por su acento argentina o similar.

-Y, bueno, estos son nuestros asientos, que al final de ventanilla y todo. Ya están echando cuentas en Madrid, que estamos en el tren, a ver cuando llegamos.
+Si, estarán todos, Carmen, Pedro y hasta la nenita Miriam, seguro…
-Mi Pedro seguro; porque llegamos a Chamartín por las 6; pero como ahora viven fuera en Algete, una hora más de viaje casi, que todo esta tan lejos en la capital. Antes vivían en piso, pero compraron una casita. Mi hijo está encantado porque desde la ventana ve la sierra, y en el piso sólo ladrillo y ladrillo. Ella como es más fina no le gusta tanto, que no es como en Madrid Madrid, pero vamos que sus buenos millones les costó.
+ Claro, ahora la plata nunca alcanza…
– No, pero que a Carmen también le gusta lo bueno, que no es de buen conformar. Mira, yo en aquellos tiempos, que aún vivía mi Manuel, en paz descanse, yo me quitaba de cosas para los niños, pero esta no se deja de nada. Vinieron el verano pasado aquí “ao” Alto, que tiene ella casa de sus padres, saliendo “da” Estrada para Noia; y daba hasta vergüenza, gasta como si fuesen marqueses, nécoras y centollos…Después mi Pedro trabajando todo el año; que es delineante y eso no mata a nadie, pero vamos…..
+ sí, aunque…
– Pero claro, que todo te cambió mucho desde mis tiempos, y no es lo mismo. Galicia avanzo una barbaridad, desde aquellos caminos llenos de “lama”, “carreiros” hondos y siempre andando, que ni bicicletas ni motos, ni nada. Que mira, ahora a Madrid sólo son 6 horas y pico, y antes, ufffffffff, con transbordos, comías en el tren, dormías…
+ lo malo, que yo quería ir de día para ver el paisaje gallego, pero así de noche, nada
– Ahora que llegaremos a Ourense algo se ve; que Jesús, seguro que se ve lo ardido. Pepe el de Dosinda ya dijo, que una desgracia como esta no la hubo ni habrá nunca jamás en la vida. Las casas gracias a Dios no; pero los pinos todos, que estaban preciosos, de más de 30 años los había por la parte de Pontevedra. Ahora no les dan nada por ellos, que esa madera no vale y mira si antes se pagarían bien, que yo me operé de vesícula en el 64 y pagué con unos carballos que tenía. Y tu padre embarcó a Buenos Aires por unos pinos que se vendieron. El monte era el banco de antes, si necesitabas “cuartos” estaban ahí y si no seguían creciendo hasta otro apuro. Ahora con estos carallos de incendios no ha quedar nada, acabarán con todo; mar y tierra, que es lo que tiene Galicia, porque por allá por Castilla no te es como aquí, no hay montes, ni “deste” verde. Pagar pagarán los de la Xunta, pero ¿y que?, los carballos no los inventan ellos con palabras ni los van a sacar de los desgraciados que plantan el fuego. Son todos iguales, Xunta y xunteiros todos, caciques y nada más, llegar llegan con buena planta, y después todo es “enmerdar”, ensuciar; ya me entiendes, ¿no?
+ mire, todo tiene arreglo, hay que tener paciencia…los árboles crecerán de nuevo
– Paciencia…aquí lo que sobra de siempre es paciencia y falta orgullo y amor propio ¿sabes? Hay un dicho de los de antes que se dice “mexan por nos e hai que dicir que chove”*. Mi padre, que era un poco rojo, un santo, pero comunista desde antes de la guerra, Dios lo tenga con él; decía que en todos los lugares del mundo la gente pelea por lo suyo, y mientras nuestra revolución era la emigración. Mucha morriña y mucha “leria” con las gaitas y venga a llorar y bailar en sus centros gallegos, pero a la hora de la verdad de pelear por su “Galicia da alma” nada de nada, como si esto no tuviese arreglo, que es así y punto, nos pisan y les damos las gracias por no apretar más. Le tenemos un “amor do carallo” a la tierra… ¡¡¡ay!!! “miña rula” en fin, que no hay que hacerle, “disque chove; e morra o conto”**
+ Se ve que los argentinos sacamos algo de ustedes, porque ya ve como está la cosa por allá. Suspirar y guardar la plata que nos queda. Anda, señora Concepción, duerma un poco, descanse.
– Si, descansemos, que el viaje aún es largo.
Yo- buen viaje. Yo las dejo aquí
– ay neniña lo que te aburrimos…hasta otra.
Yo- no se preocupen, hasta luego.
————————————
* nos mean y hay que decir que llueve..**dicen que llueve, y punto final.
PD: conversaciones como esta en esos trenes que aún obligan a la gente a mirarse a la cara y sentarse de modo que se acaba hablando, o al menos asistiendo como espectador.

Anuncios

2 pensamientos en “debate sobre el estado de la cuestión gallega

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s